Una noche y un café

En el café de la esquina a ella le pasaban lentas las horas mientras la luna, que se ocultaba tras una nube, confirmaba lo que ella ya sabía desde que el día había comenzado: la noche llegaría con una amargura, con un nuevo sinsabor, con una nueva lágrima, con un nuevo dolor…

El café, su más fiel compañero de batalla, no le supo a nada… (Tal vez por esos presagios de que no habría luz de día para ella).

La noche, su más grande enemiga, hoy se revisitió de crueldad y fue la cómplice de un vil asesino que terminó por llevarse, suspiro tras suspiro, la vida de quién llena de miedo decidió agrederse a sí misma.

3 respuestas a Una noche y un café

  1. camela dice:

    Triste que la luna lo hubiera visto y muy triste que la noche se preste siempre para cosas tan tristes.

  2. blueandtanit dice:

    La vida es lo suficientemente hermosa como para obligarla a irse de tan abrupta forma

    nunca valdrá la pena agredirse y regar nuestra vida por los suelos, más bien debemos seguir regando células ya muertas, como hace dia a dia nuestro cuerpo.

    abrazos.

  3. Ylatan dice:

    no se presta, nosotros nos entregamos a ella, no sabiendo si por instinto o por conciencia pero entre lo sublime que se nos manifiesta nos entregamos entre sus brazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: