Cotidianidad

Bueno… De regreso por aquí hay poco que contar…

Esta semana inicié de nuevo mi Universidad después de casi un mes de vacaciones; y haciendo un balance me atrevo a decir que todo parece indicar que será un excelente semestre: lleno de trabajo pero también de mucho aprendizaje.

Por otro lado, ConVerGentes va bien y la verdad sentirme parte de tan bello proyecto me agrada bastante aunque me implique un poco más de organización en el tiempo.

En cuanto al Espirales de vida (proceso de capacitación en comunicación y cultura ambiental del cual vengo participando hace 6 meses y del cual en pocos dias me dan certificación), debo decir que me permitió más que conocimiento, encontrarme con cosas de mi misma que no conocía. Por ejemplo: que soy demasiado perturbable y me afecta demasiado lo que los demás puedan pensar de mí, que no me agradan mucho las personas que se las dan de líderes comunitarios pero que en realidad no lo son, que comer fuera de mi casa no es mi fuerte, y sobre todo, que para escribir bien se necesita del uso constante del lápiz y la hoja.

Las tres cosas de las que les hablo: Universidad, ConVerGentes, y Espirales de vida; desde hace un buen rato se han convertido en mi cotidianidad, en los motivos de mis afanes, y en mi manera de sentirme viva.

Hoy que hablo de todos esos procesos, pienso en las tantas y tantas personas que he conocido y que de una u otra forma me generan recuerdos: las amables, las retraídas, las serias, las que simplemente pasaron sin más ni más, las que generan buenos recuerdos, etc, etc.

“Caracterizándolas” medito en otra cosa: que en la gran mayoría de los casos no es mucha la información que tengo de sus vidas, que poco o nada “intimidé” con ellas, y que eso ha hecho que tenga muy pocos amigos… Tal vez también por mi manía de querer que todo me salga bien que me hace abastraerme de la vida social y dedicarme a metas netamente académicas.

Hablo de todo esto a raíz de una experiencia que tuve hoy en el Metro. Mientras realizaba mi trayecto me sentí un poco mal y muy mareada… En medio de la gran cantidad de gente, y en la lucha de: no me pasará nada, no me pasará nada; de por Dios que no me dé el “babeado” aquí; muchos rostros pasaron por mi mente…

Debo confesar que me alcanzé asustar, y me imagine los regaños: si ve, yo le dije que fuera al médico, yo le dije que comiera bien, yo le dije que juiciosa con la medicación de las confesiones (que tanto me ha costado asumir); yo le dije, yo le dije, yo le dije.

La verdad es que mi salud no anda bien, el cabello se me está cayendo más de lo normal, y el cansancio físico parece no abandonarme… En todo caso, llegué a mi casa y fue como alivio inmediato; y creo que ya estoy de pelea (así diría mi abuela)… Y para demostrármelo escribí esta entrada… No sin antes darme una pasadita por Otexto, Sujétate, Exprésate, y por una bella entrada que me recordó como empezamos en ConVerGentes (y pensar todo lo que ha pasado desde ese entonces. Aunque de eso hablaré en otro momento).

3 respuestas a Cotidianidad

  1. Cuídate mucho, Cati, cuídate. Nadie más puede hacerlo por tí.
    Mucho ánimo con todas tus actividades y gracias por llevarme de nuevo a ése 24 de julio del año pasado cuando se estaba fraguando lo que hoy es ConVerGentes

  2. blueandtanit dice:

    Nada de eso, nada de “yo te lo dije”, no te preocupes por los regaños, preocupate realmente por tu salud, por tomarte tus medicamentos y lo de las inyecciones, se queestar pendiente de la salud puede ser a ratos frustrante, pero es por tu bien, míralo desde el “si no estoy sana no puedo cumplir mis metas, si mi salud corre peligro, también lo corren mis capacidades físicas para llevar a cabo mis deberes”, ojo pues.

    En cuanto a los amigos, hay mi niña, eso nos ha pasado a todos, creo yo, por mi parte, tuve una etapa altamente solitaria, donde solo reinaban en mi mundo mis libros y mi música, levantarse en las mañanas, comer, escuchar música, ir al colegio, participar en clase, no hacer amistades, ir a la biblioteca en descansos… un sía cualquiera le pusieron a mi madre la queja, le hablaron de mi poca sociabilidad, ella lloró, luego de eso, cambié por ella y soy la cosa extraña que tal vez conoces un poco -conocer por completo, como dice en about_unknown, es casi imposible-, y, sabes, me alegra poder confiar en vos, y espero que el sentimiento sea mutuo, a ratos, con los años es que uno se da cuenta de las cosas que nunca entendió de una persona, no te preocupes🙂

    Esto es más carta que comentario, pero, bueno, que importa, abrazos🙂

  3. catirestrepo dice:

    – Don Álvaro: Mil y mil gracias por su comentario… Y por supuesto que me cuidaré.
    – Blueandtanit: “Esto es mas carta que comentario” ??? NO hay problema… A mí me gustan las cartas🙂🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: