Unas letras que querían ser cuento II

Las letras bailaban y hacían fiesta valiéndose de su sonido. Había que verlas balancéndose al son de las buenas historias, bajando el telón de las no tan gratas y levantándolo de nuevo para hacer el papel de anéctotas. Bueno, el papel era más bien el lugar en el que el escritor las escribía. Mejor dicho, tómelo usted como mejor le convenga.

Habían letras amables que transportaban a esos lugares en los que uno puede amar la vida. También las había amargas: esas que hablan de lo que uno quisiera hacer pero en las que el tiempo, jugando al antagonista, se interpone jerarquizando “prioridades”.

No existe ser humano que haya escapado, escape o vaya a a escapar al poder de las letras. Ellas unidas son un corto circuito, una bomba, una máquina del tiempo.

Asesinas! Habían letras asesinas (…): Algunas se convirtieron en gritos, otras en absurdos silencios.

4 respuestas a Unas letras que querían ser cuento II

  1. sorlulito dice:

    FENOMENAL..ESPLÉNDIDO…

  2. Intuyo q no t gusta la letra “H”,🙂 pero el silencio también es muy comunicativo eh? no lo menosprecie!

  3. Gabriela dice:

    ¿Dónde estaría la Humanidad si no existieran las letras?

  4. – SorLulito: Gracias!
    – Juan: No menosprecio el silencio. Solo pensaba en el como arma de doble filo. Saludos🙂
    – Gabriela: Uff, sí. Creo que la palabra pone nuestros sentimientos en el discurso, y el discurso generalmente trae impícita una acción. Saludos y gracias por comentar.🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: