Historia de una deserción escolar

Una carta para mamá por la usuaria Flickr Angélica Cuevas usada bajo licencia CC BY-NC-SA 2.0

Esta es la historia de una maestra, una de tantas, de las que luchan a diario en sus aulas de clase por mostrar un mundo diferente cuando afuera la sangre sigue corriendo y las injusticias sociales viven en los muros de las casas de sus estudiantes.

Esta es la historia.

En un grupo de 45 niños y niñas, de grado segundo de básica primaria, hay tantas historias como seres humanos creciendo. El niño que el papá lo abandonó, la niña cuya mamá trabaja como prostituta, el tímido, la conversadora, el que viene desplazado de cualquier pueblo de Antioquia, el que llega sucio o no lleva la tarea, y así.

45 historias que a mediados de año se convierten en 44:

– Me llevo al niño, profe
– Por qué?
– No puede decírselo a nadie. Porque uno de esos con armas me amenazó porque no me quiero acostar con el.
– Mmm. Bueno, la acompaño a coordinación por los papeles.
– No profe, no diga nada ahora que  la señora que está ahí es una de las sapas.

Y así pasa media mañana -recortando cifras de cualquier revista archivada- y el niño se relaciona con sus compañeros como quien desconoce lo que está pasando. Padre drogadicto, abuela paterna luchando por su custodia y problemas de manejo del espacio en el cuaderno por más  insistencia docente durante dos años de trabajo.

Miguel, Camilo o Cristian no aprendió a leer ni a escribir. Hablaba poco y ese día partió con su mamá hacia el norte de la ciudad como protagonista de una historia más de desplazamiento intraurbano y de deserción escolar; y entonces es ahí donde yo pregunto lo que otros ya han preguntado:

– Es suficiente con infraestructura (colegios amplios y grandes) y con ampliar la oferta educativa?

– ¿Cómo le hablo yo a un niño de letras y números cuando es el hambre lo que el ve y/o vive en su cotidianidad?

– ¿Cómo le hablo de un mundo amable cuando afuera no ve más que sangre?

3 respuestas a Historia de una deserción escolar

  1. Gabriela dice:

    Niños que crecen a la mala, demasiado rápido y que se quedan sin la oportunidad de ser niños.

  2. luis miguel dice:

    pues es verda lo que dise esta historia que vale enseñarle alos niños la paz cunado afuera hay un mundo yeno de guerra

  3. calos agreda tez dice:

    muchos de estos casos se ven a diario en nuestro pais, que tristeza que nuestra sociedad haga mas grade el problema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: