Unas letras que querían ser cuento II

octubre 17, 2010

Las letras bailaban y hacían fiesta valiéndose de su sonido. Había que verlas balancéndose al son de las buenas historias, bajando el telón de las no tan gratas y levantándolo de nuevo para hacer el papel de anéctotas. Bueno, el papel era más bien el lugar en el que el escritor las escribía. Mejor dicho, tómelo usted como mejor le convenga.

Habían letras amables que transportaban a esos lugares en los que uno puede amar la vida. También las había amargas: esas que hablan de lo que uno quisiera hacer pero en las que el tiempo, jugando al antagonista, se interpone jerarquizando “prioridades”.

No existe ser humano que haya escapado, escape o vaya a a escapar al poder de las letras. Ellas unidas son un corto circuito, una bomba, una máquina del tiempo.

Asesinas! Habían letras asesinas (…): Algunas se convirtieron en gritos, otras en absurdos silencios.

Anuncios

A veces hace falta

abril 15, 2010

A veces hace falta renegar y sentir que la humanidad da vergüenza, que la sociedad está enferma y que uno puede ser lo que quiera menos el psicoanalista del otro.

A veces hace falta dormir de más, comer por gula, sentir que se odia a quien se dice querer. A veces. A veces hace falta sentarse solo en el parque, dejar que se caiga el helado, que la mirada esté perdida en la nada, ir a un sitio porque sí, callar, otras escuchar. A veces hace falta detenerse a ver pasar el tiempo.

A veces vale la pena confrontarnos, a veces no queda más que darle lágrimas a la nada. A veces hace falta confiar, creer, dar crédito a la palabra del otro. A veces hace falta fregarse. A veces hace falta dejar de hacerse películas.

A veces hace falta vivir!


Del Barcamp en Bolivia y otras historias

enero 21, 2010

Este será un un post rápido (y corto) para invitarles a leer mis primeras impresiones sobre el Barcamp que se realizó el 16 de Enero en la ciudad de Santa Cruz, Bolivia. En dicho evento tuve la enorme oportunidad y responsabilidad de representar a HiperBarrio,  así que espero espero contarles mas en siguientes posts. Por el momento  les dejo ese primer texto y si quieren ver fotos de lo que fue el Barcamp, por acá encuentran 🙂

Ahora estoy en Lima presenciando y viviendo  situaciones que me han hecho reflexionar bastante, por lo que como ven habrá mucho de que hablar y escribir.  La vida es eso:  Aprender siempre. Eso si que sí!

Saludos limeños!


A propósito del tiempo

agosto 12, 2009

Bueno, a propósito del tiempo les comparto por aquí un corto escrito que hice para el blog de ConVerGentes:

Qué es el tiempo sino un parpadeo, el movimiento de una mano, un último suspiro?

El tiempo es lo que hacemos de el y las significaciones que le asignamos: pasado, presente, futuro.

El tiempo es el fugaz instante del encuentro de dos manos o dos abrazos.

El tiempo es lo que se vive: cada sonrisa, enojo y pataleta. Son las lágrimas, la tristeza y la carcajada que llega después de la tormenta.

Si, el tiempo es eso que invierte el escritor en usar su pluma, y el lector en leer las letras de aquel.

Si, definitivamente ese es el tiempo: Algo que no es inmóvil.


Si de repente

julio 17, 2009

Si de repente Occidente fuera Oriente y el mar sustituyera al cielo, las cosas andarían tan al revés como lo están ahora.

Claro! Dirás que nada ha pasado, que no se hizo la ofensa y que cualquiera puede equivocarse. (Un acto de cobarde huida tratando de justificar los errores con tu humanidad).

Que era, que fue, que vea, que es que lo que pasó: me cansé, crucé el límite, llegué al hastío y peor aún, cargo el peso de una indiferencia que duele más que la propia ausencia.


Se espera

abril 23, 2009

Se espera que la lluvia pase. Se espera que los vientos lleguen. Se espera.

Alejandra Pizarnik

Cuando yo era aún muy niña soñaba. Soñaba que viajaba en un avión y en otro, que conocía este y aquel país, que hablaba cantidad de idiomas, y que mis satisfacciones estaban dadas del ir de un lugar a otro mostrándole a los demás que se nos ha olvidado lo más importante: Ser humanos.

Si, cuando yo era niña solía hablar mucho con mis profesores y compañeros de escuela primaria… “Arreglábamos el mundo” en un salón de clases.

Hablamos de lo uno y de lo otro. Y en la inocencia característica de quienes aún no saben muy bien que es eso de “ganarse el dinero”, pensar en casa, comida, servicios, esparcimiento, etc; el juego era el de la competencia.

¿Quién lo está diciendo mejor? Solíamos preguntar, y se imaginarán los disgustos que se generaban porque ni a unos ni a otros nos gustaba “perder”.

Hoy en día las cosas no han cambiado mucho. Aún sueño. Sueño que voy de un país en otro y que no existe nada por lo cual preocuparse. Solo por la preservación de los lazos de sincera amistad y aprecio.

Aún conservo esos firmes deseos de cultivar mi camino en sitios distintos a la tierra que me vió nacer y que tanto aprecio. Aun vive en mí la idea de un mundo mas amable para todos, en el que las palabras no sean usadas para herir.

Los sueños!!! Los sueños siempre serán mi hilo con la vida.

La diferencia entre el ahora y el antes es el arrullo mi madre, la presencia de amistades sinceras, y ante todo la ausencia de tantos miedos.

Cuando cumplí mis 18, alguien (que tuve la maravillosa fortuna de conocer tiempo después en Budapest), me escribió una frase que nunca se me va a olvidar y decía que su vida había mejorado a partir de esa edad. La mía si que ha mejorado (en eso si que no te equivocaste querida Solana); pero me ha puesto nuevos retos, dilemas por resolver, y a cargo de múltiples ocupaciones que disfruto con toda la gratitud del mundo, y que sin embargo se me vuelven una maleta pesada y confusa cada que la más leve insinuación de miedo aparece.

Y no es tanto el miedo. Siempre he dicho que los miedos son infundados y creados… Son la impotencia y la tristeza que aparecen cuando pienso en mis confesiones. En esas que paradojicamente se han convertido en una pensadera ahora que llego a mi juventud.

Mis sueños siguen intactos querida madre y cerca está mi hora para convertirlos en realidad. El arrullo seguirá intacto en mi mente ahora que con mi vuelo deseo buscar otros rumbos…

Madre, hermanos, amigos y todos con los que la vida me ha encontrado: Hoy quisiera también volver a ciertos puntos de la historia solo para pedir perdón a aquellos con los que me he equivocado; ya que el errar es de humanos y si algo me hace humana son mis sueños.

Oh Pandora, no dejes escapar lo único que hoy permanece: La esperanza. Tampoco dejes que por esas cosas que pasan pierda la valentía de seguir luchando.

“Se espera que la lluvia pase. Se espera que los vientos lleguen. Se espera” (Pizarnik)

PD. La imágen aquí.


Solo unas disculpas para dar

julio 6, 2008

Bueno… Sé que debería seguir contando mis experiencias en Budapest; pero a mi llegada a Bogotá hice sentir mal a un amigo, que desde que nos conocimos a través de Internet, lo único que ha hecho es hacerme sentir bien…

Por eso, quiero usar este medio para ofrecerle mis disculpas por haber sido tan cruel con el:

Amigo:

Sé que en tu alma noble no hay cabida para el rencor,

sé que ya me has dicho que no me preocupe por lo sucedido; pero…

ofrecezco nuevamente mis disculpas por haber actuado como no debí hacerlo.

Mi intención no era esa. Si hay alguien que se merece todo mi respeto y admiración eres tú;

si algún rostro quiero conocer es el de la persona que está detrás de mensajes, llamadas,

y palabras de aliento que han sido de vital importancia para mí.

Pero… La embarré. La embarré y no sé si la vida me de otra oportunidad para poder remediar mi error.

¿Sabes? Los girasoles de los que te hablé, ya no tienen gracia.

Solo están puestos en un jarrón para recordarme que mis miedos me impideron actuar como una persona normal.

Mis excusas no servirán de nada, ni habrá Confesiones que valgan.

Solo espero que luego de leer esto que hoy te escribo; comprendas que tal vez en una próxima vez,

mis miedos no impedirán el encuentro.