Septiembre: Visitando “Esfuerzos de paz”

septiembre 25, 2010

Un jueves de principios de mes me desperté con los ánimos raros, muy raros y tenía varios compromisos por cumplir con la universidad que tampoco animaban mucho. Pero… por esas cosas que solo pasan cuando suceden, estaba atendiendo algo del proyecto “Mujeres e Inclusión Digital” cuando me invitaron a visitar el asentamiento urbano “Esfuerzos de paz” ubicado en la zona centro – oriental de Medellín.

Así, lo que prometía ser un día sin mayor pena ni gloria, terminó siendo un encuentro con esas realidades que a veces me hacen dudar del progreso que se nos predica por todos lados y que me hacen pensar en que habitamos sociedades bastante enfermas de indiferencia. El encuentro con “Esfuerzos de paz” se convirtió en una de tantas desconexiones de mi rutina para llenarme de la mirada, llena de vida, de aquellas personas que van por la vida sin nada más que sus sueños.

Les dejo algunas imágenes para dar a comprender un poco eso que describo:

Panorámica - Comuna 8 - Medellín

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Los indígenas arhuacos: Una tradición que se niega a morir (Una lectura desde la red)

septiembre 15, 2010

Pero los Arhuacos son un grupo tan extremadamente pacífico que es imposible reconocer en ellos a los guerreros Tairona.

Niños arhuacos (Foto de Francisco Rosado en Flickr)

Hace poco conversaba con la familia y en algún momento de la conversación salió a flote el ancestro indígena de mi abuelo materno. Desde ahí me picó la curiosidad y empecé a investigar sobre un pueblo: Los arhuacos.

Lo que tenía era solo ese nombre y como centro geográfico la preciosa Sierra Nevada de Santa Marta (en la Costa Caribe de Colombia). Tras darle una ubicación geográfica decidí buscar fotos y así fue como encontré que también se hace alusión a los arhuacos como “Pueblo Ika”: Lee el resto de esta entrada »


Medellín: Caminando por la ciudad

agosto 16, 2010
Cruzando la estación Hospital (Metro). Sentido Norte - Sur
Cruzando la estación Hospital (Metro). Sentido Norte – Sur

Medellín es la ciudad en la que me han puesto. (Digo puesto pero no porque la odie). Finalmente la miro desde la costumbre y desde la historia. (Esa que empieza en que fue el cielo bajo el que nací, la cultura que aprendí, la formación académica que recibo; y terminando porque sus injusticias me hacen enojar profundamente). Lee el resto de esta entrada »


Fiesta de la Virgen del Carmen: “Es que no voy a misa”

julio 18, 2010

En lo que ha sido mi vida he tenido más contacto con mi familia materna que con la paterna. Tal vez porque a mi mamá no le gusta que de aquel lado usen tantas vulgaridades al hablar (y así nos lo inculcó a mis hermanos y a mi), porque sus intereses académicos son diferentes, o porque “pasa cuando sucede”. Acá se se nos enseñó a guardar las distancias.

También pienso que influye el hecho de que mi mamá, desde que yo tenía cinco años, profesa una religión diferente a la católica mientras que mi abuela paterna es devota de todos los santos y santas existentes. Siendo así, yo conozco más de los ritos de la Iglesia cristiana (incluso del Islam por lo que he leído) que de las costumbres católicas. A veces he llegado a sentirme como una extraña, venida de un país muy lejano, ante las diversas fechas conmemorativas en la “Santa Madre Iglesia”. (Si, suena muy extraterrestre, lo sé) Lee el resto de esta entrada »


Noche de velas en Santa Fé de Antioquia

diciembre 9, 2009

En Colombia es tradicional celebrar el 7 de diciembre encendiendo velas en honor (dicen las abuelas) a una tradición católica que busca honrar a la Virgen.

Es así como las cuadras de las calles se ven iluminadas con un sinnúmero de creaciones artísticas que tienen como centro las velas hechas de parafina.

Este año recibí ese día en el municipio de Santa Fé de Antioquia, recorriendo sus calles en  moto taxi y con la compañía de Fredy Rivera y Andrés Bartolo. La sorpresa fue encontrarnos con que los niños del pueblo iban por las calles robando las velas para hacer la candela del diablo: Un juego de parafina, agua o alcohol y fuego que produce una gran llama que atrae la atención de los más chicos.

Aquí un video de las velas en las calles del pueblo:


Al sur de Colombia.

septiembre 11, 2009

Viajar siempre me ha representado un placer.

Escuchar acentos, ver paisajes y construirse el cuento mental de que hasta el azul del cielo cambia, son varias de las razones que he construido para tomar una maleta y salir cuando tengo la oportunidad de hacerlo.

(Claro está, existen varios tipos de viaje: los de turismo, los de trabajo, los de congresos, los que salen mal y los que no se olvidan).

Siendo ese el orden de ideas no podría definir, con claridad, el que tipo de recorrido en el me encuentro en este momento. Recorro un un par de lugares al sur de Colombia en el marco de un viaje que surgió de necesidades personales y de un grito inminente que decía que necesitaba un pare.

Fue así como terminé embarcándome el miércoles con el bolso cargado de expectativas y ahora me siento a escribir que las cosas han salido bien y que de la misma forma espero que sea su término.

Por lo pronto, durante el siguiente par de días seguiré en plan “egoísta” (como me diría mi madre a modo de broma). Sí, a veces resulta que tenemos que buscar los espacios para generar reencuentros con nosotros mismos. Sucede que por épocas requerimos del volver al yo interno para fortalecerlo en pro de los roles de hijos, nietos, estudiantes, trabajadores y/o cualquier serie de estos en los que la vida nos haya puesto.