Festival de Cine – Santa Fé de Antiquia

diciembre 5, 2009

Calles de Santa Fé de Antioquia

Estoy en Santa Fé de Antioquia con algunos de los chicos de HiperBarrio.

Llegamos ayer a las 6pm en medio de las notas del himno nacional que sonaban en la emisora que el conductor del bus traía encendida. Paso seguido recorrimos algunas cuadras buscando el hotel en el que ahora nos hospedamos y me sorprendió ver como aún se conservan las calles en piedra y una arquitectura colonial que me hizo transportar a esas historias de esclavitud negra.

Estaremos disfrutando de la versión 2009 del Festival de cine de Santa Fé de Antioquia. (En el día se están llevando a cabo algunos encuetnros académicos para hablar de cine y en la noche se estarán proyectando películas al aire libre).

Un esbozo de lo que es la programación del Festival lo pueden encontrar aquí. Por lo pronto solo posteo corto porque el tiempo no es mucho y hay mucho cine para ir a ver.


Y qué más pienso del premio?

junio 1, 2009

Bueno, como les contaba en una entrada anterior: Hiperbarrio se hizo acreedor a la Nica de Oro de los premios Prix Ars Electronica, categoría «Comunidades digitales».

En nuestra más reciente reunión como proyecto, propusimos que hoy lunes todos estaríamos dando respuestas a las siguientes preguntas en nuestros blogs personales. Así que ahí les van 🙂

1. ¿Qué significa el premio?

El premio para mí significa un reconocimiento a los sueños que juntos hemos tejido. Es una forma de demostrarnos que esa convergencia, que nos ha permitido trabajar desde la diferencia, nos ha hecho crecer como personas y como colectivo.

El premio además significa, un «continúen trabajando que tienen proyecto para rato».


2.  ¿Qué es lo que más valoran en este reconocimiento de la labor de ustedes?

Lo que más valoro es que este lugar de calles estrechas, que me vio crecer,  hoy sea conocido por muchas personas alrededor del mundo. Que una comunidad que antes parecía estar oculta entre montañas, hoy tenga tanta resonancia a través de un sueño que inició dos años atrás con la bella iniciativa de el profe Álvaro y que por fortuna tuvo abiertas las puertas de la filial San Javier – La Loma de la Biblioteca Pública Piloto, a través de su coordinador Gabriel Jaime Vanegas Montoya.

3. ¿Qué recibirán y que harán con ello?

El premio además de darnos reconocimiento y credibilidad, nos permitirá acceder a 10000 Euros con los que esperamos seguir multiplicando esta experiencia en muchas otras comunidades a través de talleres.

4. ¿Veo que han crecido y se han expandido, cuál es el sueño más largamente acariciado con el proyecto?

Creo que nuestro sueño más grande es poder ser multiplicadores de todo lo bello y maravilloso que esta experiencia nos ha traído. Compartir este empeño por ser mejores personas y ciudadanos, para que otros también puedan unirse a este camino y juntos podamos hacer crecer el tejido social que desde la red hemos construido.


El barrio se ha vuelto Hiper

mayo 17, 2009

También publicado en Cosas del alma.

Era Junio de 2007 e Hiperbario iniciaba sus actividades gracias a la iniciativa del profe Álvaro Ramírez.

Aquel caminante de alma noble llegó a nuestro barrio cargado de ideas y dotado de lo mas maravilloso que alguien pueda tener: conocimiento y ganas de transmitirlo.

Junto con Alma de Antioquia nació VideoBarrio y luego de éste, ConVerGentes. Al caminar se fueron uniendo mas personas y el trabajo colectivo fue diciendo qué se podía esperar.

De esta forma soñar se convirtió en el verbo por excelencia en cada encuentro, en cada taller, en cada “tertulia”. La biblioteca de La Loma fue el espacio y la red de redes un pretexto para encontrarnos; para descubrir que las letras, las cámaras y un computador, podían formar una amalgama perfecta.

Con el paso del tiempo llegaron las primeras producciones y los frutos de un trabajo que empezó a ser reconocido por la comunidad que en ese entonces observaba expectante esas “rarezas” que por allí se andaban haciendo. Se fueron algunos, quedaron otros y el proceso trajo sorpresas:Bogotá, Budapest y Chile nos confirmaron que se podía.

Hoy, a casi dos años de iniciado el proyecto es mucho lo que hay por agradecer: Un cambio en la concepción de territorio, el trabajo desde la diferencia, y la visión del mundo que el hacer parte de este proceso nos ha brindado.

Hoy, cuando el camino nos sigue dando pie para soñar, llega el toque mágico de La belleza de Ituango, una nueva experiencia que se une a esta caja de sorpresas llamada Hiperbarrio.

Con seguridad a los nacidos hoy, día del Internet, les augura un camino lleno de aprendizajes. El buen viento y la buena mar permanecerán ahí para hacer del navegar una experiencia maravillosa. Para demostrar que el Hiper aún acompaña al barrio.


Siguiendo de «The Soul of the New Machine» desde la Universidad de Antioquia

mayo 6, 2009

Publicado también en ConVerGentes.

David Sasaki

David Sasaki

Se acercaba la una de la tarde, minutos atrás había salido de clase y ahora almorzaba en el Bloque de Artes.

Le comentaba a mi compañera de almuerzo sobre Rising Voices e HiperbarrioConVerGentes, a la vez que le hablaba de «The soul of the new machine» y de la «cita» que tenía en un momento para seguir lo que estaba pasando en la Universidad de Berkeley.

Bajo su sugerencia decidí reservar un equipo de la biblioteca Central para seguir las conferencias. (Especialmente la que estaba bajo el nombre de Blogging Humans Rigths, en la cual participaría David Sasaki nuestro padrino mágico).

Opté por el computador #45 con la mala fortuna de que cuando lleque una chica lo usaba pese a que yo había usado el sistema de reserva. Hablé con ella y pude sentarme a seguir una conferencia que me llenó de emoción al ser testigos de tan magníficos temas.  Claro que me enteraba de todo a través del panel de comentarios ubicado en Gathacol debido a que no había dispositivo alguno para escuchar. TODOS los equipos tienen y justo el que yo decidí reservar,NO! 😦

Igual, fue algo maravilloso porque me encontraba en una posición similar a la de un sordo, en la que la percepción de emociones era diferente. Elia varela preguntaba: «Convergentes, Sasaki les saludó, lo oyeron?» mientras yo envidiaba a quienes estaban en la Biblioteca de La Loma escuchando y no solo viendo como yo.  También sonreía de plena satisfacción al ver la imágen de nuestro blog proyectada en la pantalla en la que se encontraba el apoyo multimedia que @Oso había llevado.

Aprender de lo que otros dicen y/o hacen siempre será interesante y «The Soul of the new machine» no podía ser la excepción al permitirnos a los ConVerGentes ser mulitplicadores de la que allí estaba pasando.

Como les comentaba en una entrada para el colectivo, el primer día pudimos contar con la presencia de estudiantes de la Insititución Educativa Loma Hermosa a los que también les presentamos algunos de nuestros videos.

ConVerGer entorno a los derechos humanos siempre será libertario. (En mis clases de Trabajo Social es uno de los temas que mas disfruto).

Así que gracias a quienes nos permitieron seguir el evento: a David por hablar de nosotros en ese espacio, al caminante mayor por animarnos a participar, y a Gabriel por darnos acceso al evento desde la biblioteca.


El porro en La Loma

septiembre 18, 2008

Llevaba un buen tiempo tratando de subir un video que realicé en compañia de Argos sobre la importancia del porro en La Loma.

En este barrio, en mi barrio, ese ritmo es símbolo de fiesta, de parranda, de unión… Y por esa razón decidí asumir el reto de «mezclar» audio e imágen, para una vez más, plasmar la cotidianidad de una comunidad que hoy por hoy tiene mucho que mostrar.


Domingo

septiembre 8, 2008

Los domingos nunca me han gustado: los relaciono con mucha mucha parranda al frente de mi casa, con mala televisión, con «el día está pasando muy lento», con desorden en mi casa, etc, etc…

Los domingos me producen estrés: para mañana tengo esto, para el martes aquello, tengo que llevarle tal cosa a fulana el miércoles, que el jueves hay reunión con x…

Más que el día de descanso, el domingo es el día en el que toda la semana quisiera meterse -sin que para mi signifique un problema- solo que en medio del metodismo ese deseo se convierte en: tengo mucho para hacer pero por donde empiezo y en debería descansar o hacer algo distinto, pero sin que resulte nada en particular para hacer.

Los domigos, esos días que a la mayoría le encantan, para mi resultan ser en muchas ocasiones un verdadero karma… es que si se quiere ver televisión, no hay nada interesante para hacer; si se quiere dormir, la música de los vecinos no deja conciliar el sueño, o las tías y los primos de los primos se «meten» en tu pieza todo el día y quieren que se les hagan las tareas porque es que la sobrina o la prima tan bonita e inteligente (ahí si echan flores porque les conviene).

Los domingos definitivamente nunca serán de mi agrado… al menos que resulte un plan tan bueno que dure todo el día y haga que el día pase muy muy rápido y sin que haya que hacerle las tareas a todo el mundo… (Que quede claro que a mí no me choca ayudar, pero es que cuando la gente se pasa mi genio cruza sus límites).

En fin, toda esta carreta surge porque ayer fue un domingo realmente interesante: me desperté muy muy tarde, mi sobrino hizo la visita y luego con CVG fuí a un homenaje que se le hizo a los ancianos de La Loma. Cuando salimos de allí, fui a la casa de Xady y hablé un buen rato con Doña Magola: una persona llena amor y nobleza capáz de transmitirle a su hijo lo mejor de sí. Volví a mi casa cerca de las ocho de la noche y estuve hasta casi las dos de la mañana en Internet, leí algunos textos para la Universidad (me rindieron bastante) y hoy me desperté con una tranquilidad que hace buen rato no experimentaba… Espero conservarla toda la semana y hasta más, porque la necesito para todo el trabajo que se me viene…

Saludo y buen inicio de semana para todos. En especial para Otexto, Oso, Lully, Ligeia, Xady, Camela, Akenatón (que por cierto anda muy perdido), y en general para quienes dejan su rastro en mis cosas del alma.


Cotidianidad

agosto 31, 2008

Bueno… De regreso por aquí hay poco que contar…

Esta semana inicié de nuevo mi Universidad después de casi un mes de vacaciones; y haciendo un balance me atrevo a decir que todo parece indicar que será un excelente semestre: lleno de trabajo pero también de mucho aprendizaje.

Por otro lado, ConVerGentes va bien y la verdad sentirme parte de tan bello proyecto me agrada bastante aunque me implique un poco más de organización en el tiempo.

En cuanto al Espirales de vida (proceso de capacitación en comunicación y cultura ambiental del cual vengo participando hace 6 meses y del cual en pocos dias me dan certificación), debo decir que me permitió más que conocimiento, encontrarme con cosas de mi misma que no conocía. Por ejemplo: que soy demasiado perturbable y me afecta demasiado lo que los demás puedan pensar de mí, que no me agradan mucho las personas que se las dan de líderes comunitarios pero que en realidad no lo son, que comer fuera de mi casa no es mi fuerte, y sobre todo, que para escribir bien se necesita del uso constante del lápiz y la hoja.

Las tres cosas de las que les hablo: Universidad, ConVerGentes, y Espirales de vida; desde hace un buen rato se han convertido en mi cotidianidad, en los motivos de mis afanes, y en mi manera de sentirme viva.

Hoy que hablo de todos esos procesos, pienso en las tantas y tantas personas que he conocido y que de una u otra forma me generan recuerdos: las amables, las retraídas, las serias, las que simplemente pasaron sin más ni más, las que generan buenos recuerdos, etc, etc.

«Caracterizándolas» medito en otra cosa: que en la gran mayoría de los casos no es mucha la información que tengo de sus vidas, que poco o nada «intimidé» con ellas, y que eso ha hecho que tenga muy pocos amigos… Tal vez también por mi manía de querer que todo me salga bien que me hace abastraerme de la vida social y dedicarme a metas netamente académicas.

Hablo de todo esto a raíz de una experiencia que tuve hoy en el Metro. Mientras realizaba mi trayecto me sentí un poco mal y muy mareada… En medio de la gran cantidad de gente, y en la lucha de: no me pasará nada, no me pasará nada; de por Dios que no me dé el «babeado» aquí; muchos rostros pasaron por mi mente…

Debo confesar que me alcanzé asustar, y me imagine los regaños: si ve, yo le dije que fuera al médico, yo le dije que comiera bien, yo le dije que juiciosa con la medicación de las confesiones (que tanto me ha costado asumir); yo le dije, yo le dije, yo le dije.

La verdad es que mi salud no anda bien, el cabello se me está cayendo más de lo normal, y el cansancio físico parece no abandonarme… En todo caso, llegué a mi casa y fue como alivio inmediato; y creo que ya estoy de pelea (así diría mi abuela)… Y para demostrármelo escribí esta entrada… No sin antes darme una pasadita por Otexto, Sujétate, Exprésate, y por una bella entrada que me recordó como empezamos en ConVerGentes (y pensar todo lo que ha pasado desde ese entonces. Aunque de eso hablaré en otro momento).


Lo que hace un viaje

agosto 1, 2008

Bueno… Vuelvo por estos lados tratando de pasar la amnesia.

Les comento que hace un rato le contaba a algunos de los querídisimos ConVerGentes cuales fueron los temas abordados en la maravillosa CuMbRe de Global Voices en Budapest, realizada hace ya un mes, y de la cual tuve el bello placer de participar.

Mientras les hablaba de las temáticas recordaba con nostalgia todo lo que hubo detrás de dicha experiencia.

Recordaba la forma en la que me enteré del «Premio»: Vía Chat con Don Álvaro, y posteriormente a través de un correo de David.

Recordé que no me la creía, que Don Álvaro me preguntaba vía chat si sí estaba contenta y yo no encontré la forma de hacerle llegar hasta Noruega un sí que abarcara tanta emoción.

También volvió a mi mente las «chateadas» y el «sufrimiento» con Medea debido al proceso de visado, y mis incalculables nervios al pensar que en algún momento todo se podía dañar.

Y como no mencionar el momento en el que inicié a preparar mi exposición en PowerPoint… y los viajes a Bogotá que en ocasiones resultaron pesados… y la primera vez que me senté en la silla de un avión.

Ahhh … y cuando desde los cielos supe que Venezuela se acercaba… cuando pisé «tierra» alemana y luego Húngara.

No se puede escapar el oscurecer tipo nueve de la noche debido al verano húngaro, la emoción de ver el Río Danubio y caminar por una ciudad tan bella.

Mucho menos se puede olvidar las esperas de 4, 6 y hasta 9 horas en Aeropuertos, que Avianca extravió mi maleta, que el sueño me cambió, que compré un tortuga peluche, un reloj, chocolates… que en ocasiones deseé no llegar a mi casa.

¿Cómo no recordar?  Recordar es vivir… Recordar hace que los ratos amargos no lo sean tanto… y hasta hace que uno no se vaya desahuaciado de este mundo.

Recordar, recordar, recordar… Recordar hoy me hace querer agradecer de nuevo a todos los que hicieron y hacen posible mi participación en uno de los proyectos más bellos de Rising Voices.

Recordar hoy es mi «arma» para vivir.


Suso nos ha puesto a trabajar

julio 22, 2008

Suso, literalmente, nos ha puesto a «voltear»…

Ya hace un buen rato que en ConVerGentes se publicó su historia; y desde ese día hasta hoy nos ha puesto a girar entorno suyo…

Primero, fue el día de su cumpleaños 78, en el que algunos de los CVG nos reunimos para obsequiarle un radio en el cual pudiera escuchar música..

Luego fueron las madres comunitarias las que se unieron a nosotros y elaboraron tamales, una comida muy colombiana, para venderlos y recoger fondos para iniciar las obras de construcción de una nueva casa para el.

Con el dinero recogido se hizo una viejoteca; y con el de ésta, se adquirieron algunos materiales que hoy por hoy están transformados en parte de una casa nueva y digna para Suso.

Aunque el proceso ha sido largo, todavía están los ánimos dispuestos para culminarlo y recibir con agrado el día en el que la nueva casa esté totalmente construida y podamos contarles que Suso ya tiene las llaves de una nueva realidad.


Lleve el salpicón… Salpicón aseadito… Primero el aseo

mayo 26, 2008

Así nos decía Diego Magno, a propósito de salpicón que decidimos vender durante el bazar organizado por la Mesa de Trabajo de «La Loma», para ayer domingo.

La odisea comenzó el día viernes cuando nos enteramos de que podíamos «prestar» un toldo para participar en el bazar; y continuó con el debate sobre qué vender en éste.

Deisy, Leidy, Yesenia, la otra Catalina y yo, tomamos la decisión de vender salpicón y obleas con el firme objetivo de recoger algunos fondos para las diversas actividades de ConVerGentes; entre ellas, ir a Campus Party.

Pero ahí venía la otra cuestión: ¿Con qué plata compraríamos las frutas y los desechables para hacerlo?

Fuimos donde Claudia Larrea, una de las madres comunitarias del barrio, y ella con todo el gusto nos prestó el dinero: pero me pagan el martes, nos dijo.

Con «plata» en mano el cuento ya era otro, pero no era suficiente porque se necesitaba quien fuera por tanta fruta. El papá de Yesenia nos hizo el favor, y el sábado en la tarde llevó la fruta a la casa de Deisy.

Diego, Yesenia y yo, teníamos compromisos durante la tarde del sábado, así que la «picada» de la fruta tuvo que dejarse para las horas de la noche.

El clima estaba literalmente horrible: llovía durísimo, tronaba, hacía mucho frío; pero de todas formas debíamos cumplir con el deber. A las 7:00pm pasadas empezó la función. Todo era motivo de risa, Yesenia insistía en contar una tal historia de los somalíes, pero no la contaba; la mamá de Deisy se antojó de mango, y pues mi fruta en cuadros era de todo menos eso.

Terminamos a las once, y cada cual se fue para su casa…

A la mañana siguiente, es decir ayer, debíamos terminar de hacer el salpicón, «armar» el toldo, y pues vender, vender, y seguir vendiendo.

Fue una jornada extenuante. La mayoría tuvimos que permanecer de pie desde las 9:00 am hasta ya pasadas las ocho de la noche y el clima no estuvo muy bueno que digamos, así que nos tocó aguantar frío y una que otra llovizna.

Las ventas no estuvieron del todo mal. Las nuestras fueron unas de las más movidas, y pues finalizado el día ya habíamos saldado la deuda (que era lo que más nos preocupaba); y aunque las ganancias no fueron muchas quedaron: cansancio, piernas cansadísimas, una que otra oblea, un tanto de salpicón, y pues la satisfacción del deber cumplido.

Lo único para la lamentar, de tan loca jornada, fue la ausencia de varias personas que tenían conocimiento de lo que pretendíamos realizar y pese a eso no dieron señales de vida durante todo el tiempo que duró el bazar. Una muestra de total indiferencia frente a lo que realizamos, y una actitud que deja mucho que desear.

Pd.  Tuvimos la intención de tomar fotos, pero no conseguimos cámara. Hablé con una de las oganizadoras del bazar y me dijo que me facilitaría algunas. Espero que sea cierto para poder mostrarlas por aquí.

Pd. 2: El animador del bazar promocionó nuestro salpicón diciendo que lo hacíamos en Pro de Suso y él estuvo por allí y también le tocó salpicón pero gratis claro está.