El silencio del mar

octubre 31, 2008

El silencio del mar
brama un juicio infinito
más concentrado que el de un cántaro
más implacable que dos gotas.

Ya acerque el horizonte o nos entregue
la muerte azul de las medusas
nuestras sospechas no lo dejan.

El mar escucha como un sordo
es insensible como un dios
y sobrevive a los sobrevivientes.

Nunca sabré qué espero de él
ni qué conjuro deja en mis tobillos
pero cuando estos ojos se hartan de baldosas
y esperan entre el llano y las colinas
o en calles que se cierran en más calles
entonces sí me siento náufrago
y sólo el mar puede salvarme.
(Mario Benedetti).

Pd. La imágen en este blog.

Anuncios