¿Aspiraciones?

septiembre 25, 2008

Cuando en la vida se quiere “ser alguien”, hay que empezar por esforzarse…

Si, me esfuerzo… tal vez para muchos no lo suficiente, pero me esfuerzo.

Decidí asumir cinco materias y trabajar todos los días en la biblioteca de la Universidad, porque precisamente quiero ir gestando mi camino… no quiero que la vida no me pregunte ¿usted que hizo con su existencia? y yo no tenga nada que responderle…

También decidí dictar 6 horas de clases todos los sábados (por un mes) en la Universidad, y estudiar virtualmente en el SENA; porque organizando el tiempo todo se puede, y eso sí que lo he comprobado: Terminé mi proceso de formación en comunicación con Espirales de vida (proyecto de la Universidad de Antioquia) y mis estudios de Inglés y Mandarín van dando sus primeros frutos. Tal vez para algunos lo que hago no represente mucho, pero para mi es importante en la medida en la que me garantiza sentirme viva.

Hoy, todo eso parece no tener importancia… El cansancio se ha apoderado de mí y tantos días de trasnocho ya están haciendo su efecto; sumándose a un sinnúmero de sentimientos encontrados originados porque a mi salud últimamente le está dando por jugarme malas pasadas…

Había decido asumir con “madurez” todo lo relacionado con mis confesiones, pero hoy se me está haciendo difícil: mi tiroides anda disparada y el cabello no para de caerse, las fuerzas físicas no son las mismas, y mi estado anímico permanente parece ser la tristeza… Tristeza porque sí, tristeza por que no.

Me armo unas películas que ni yo misma me creo. Entonces algunos días me da por creer que soy una molestia para toda la humanidad y me convierto en la persona más perturbable del planeta a la que pueden derrumbar con la más mínima palabra. Me convierto en el ser más detestable e irritable, y obviamente todo termina por parecerme mal: que dijo, que no dijo, que es que faltó, que es que aquello, que es que lo otro; y así todo termina aparentando ser un complique para mí.

Creo que por lo pronto iré a tocar mi violín, esperando que mañana sea otro día.

Pd. La imágen aquí

Anuncios

Cotidianidad

agosto 31, 2008

Bueno… De regreso por aquí hay poco que contar…

Esta semana inicié de nuevo mi Universidad después de casi un mes de vacaciones; y haciendo un balance me atrevo a decir que todo parece indicar que será un excelente semestre: lleno de trabajo pero también de mucho aprendizaje.

Por otro lado, ConVerGentes va bien y la verdad sentirme parte de tan bello proyecto me agrada bastante aunque me implique un poco más de organización en el tiempo.

En cuanto al Espirales de vida (proceso de capacitación en comunicación y cultura ambiental del cual vengo participando hace 6 meses y del cual en pocos dias me dan certificación), debo decir que me permitió más que conocimiento, encontrarme con cosas de mi misma que no conocía. Por ejemplo: que soy demasiado perturbable y me afecta demasiado lo que los demás puedan pensar de mí, que no me agradan mucho las personas que se las dan de líderes comunitarios pero que en realidad no lo son, que comer fuera de mi casa no es mi fuerte, y sobre todo, que para escribir bien se necesita del uso constante del lápiz y la hoja.

Las tres cosas de las que les hablo: Universidad, ConVerGentes, y Espirales de vida; desde hace un buen rato se han convertido en mi cotidianidad, en los motivos de mis afanes, y en mi manera de sentirme viva.

Hoy que hablo de todos esos procesos, pienso en las tantas y tantas personas que he conocido y que de una u otra forma me generan recuerdos: las amables, las retraídas, las serias, las que simplemente pasaron sin más ni más, las que generan buenos recuerdos, etc, etc.

“Caracterizándolas” medito en otra cosa: que en la gran mayoría de los casos no es mucha la información que tengo de sus vidas, que poco o nada “intimidé” con ellas, y que eso ha hecho que tenga muy pocos amigos… Tal vez también por mi manía de querer que todo me salga bien que me hace abastraerme de la vida social y dedicarme a metas netamente académicas.

Hablo de todo esto a raíz de una experiencia que tuve hoy en el Metro. Mientras realizaba mi trayecto me sentí un poco mal y muy mareada… En medio de la gran cantidad de gente, y en la lucha de: no me pasará nada, no me pasará nada; de por Dios que no me dé el “babeado” aquí; muchos rostros pasaron por mi mente…

Debo confesar que me alcanzé asustar, y me imagine los regaños: si ve, yo le dije que fuera al médico, yo le dije que comiera bien, yo le dije que juiciosa con la medicación de las confesiones (que tanto me ha costado asumir); yo le dije, yo le dije, yo le dije.

La verdad es que mi salud no anda bien, el cabello se me está cayendo más de lo normal, y el cansancio físico parece no abandonarme… En todo caso, llegué a mi casa y fue como alivio inmediato; y creo que ya estoy de pelea (así diría mi abuela)… Y para demostrármelo escribí esta entrada… No sin antes darme una pasadita por Otexto, Sujétate, Exprésate, y por una bella entrada que me recordó como empezamos en ConVerGentes (y pensar todo lo que ha pasado desde ese entonces. Aunque de eso hablaré en otro momento).


¿Y qué mas se puede hacer con un blog?

junio 13, 2008

Bueno… Vuelvo a escribir en estos lares después de una “larga” ausencia…

He estado demasiado enferma pero hoy ya tengo ánimos para escribir, y como dice mi abuela: “estoy de pelea”.

Resulta que el martes en medio de la convalecencia me llamó una amiga del colegio y le hablé del Proyecto...

Luego de darle una explicación minuciosa de qué es un blog y de lo que estoy haciendo con el mío, me preguntó: ¿Y qué más se puede hacer con un blog?

Me quedé callada mientras pensaba: Como si escribir no fuera suficiente, como si los comentarios que nuestros lectores nos dejan fueran en vano … mejor dicho, como si a través de la red no se pudiera gestar sociedad…

Para ella, que no parece muy crédula de nuestra labor, (y también para todo aquel al que le interese), he decidido escribir sobre las experiencias que a mi juicio son las más valiosas a lo largo de estos 11 meses de actividad bloguera…

Hace algún tiempo, les conté en Confesiones cómo me ha ido siendo diferente… Pues resulta que a esa entrada encontré varios comentarios que me hicieron sentir orgullosa de tener un blog y me hicieron reflexionar frente a lo que relamente puede uno lograr desde una red, a veces tan fría, como el Internet.

Se los transcribo, tal cual los enviaron, con permiso de los autores… (o al menos eso creo)… (Pueden ver sus nombres directamente en el post).

hola cata te felicito eres una niña valiente,te cuento mi hija tiene el sindrome,pero ella no lo sabe, solo le decimos que hay que aplicarce el medicamento para que pueda crecer,sus rasgos son normales estudia sexto bachillerato y tiene 11 años.deseo me orientes para mas adelante contarle del sindronme,gracias

Hola ! muchos saludos de México, llegué a tu blog buscando páginas sobre Asociaones o instituciones relaiconadas con el sindrome de Turner. Fué un plaer leer tu blog e incluso ya me ofrecí para traducir en Global voices, pues estudié Lenguas, ya que es algo que tenemos en común casi todas las mujeres que padecemos Turner, el gusto por la comunicación, el lenguaje, y nuestro caso por la poesía verdad? Yo también agradezco no vivir el sindrome en sus aspectos más difìciles. un abrazo muy grande.

Eres mas que valiente y te felicito , me alegro que tu salud este bien la estatura es lo de menos yo no soy alta en realidad soy muy bajita y eso no me ha impedido nada aunque te entiendo pues mi sobrinita es una niña con sindrome de turner y ha sido muy dificil pues no ha contado con tu suerte , su salud cada dia se deteriora mas , me encata saber que no todas sufren igual , te deseo muchisima suerte y sigue adelante.

Hola, Cati ya estoy de a poco explicandole a mi hija de los problemas por su baja estatura, ella no lo ve como un problema para nosotros, el problema lo ve en la escuela, estoy convencido de que ella va a salir adelante como tu lo has logrado en esta vida y sociedad indiferente, te agradesco de todo corazón tus palabras de aliento, y recuerda que te queremos mucho.

hola , hoy es un dia muy dificil para nuesta familia,a mi hermana le han diagnosticado en el embarazo un sindrome turnery yo la verdad es que lo paso muy mal porque oyendote no se si su decision sera la correcta, su caso es muy complejo porque la niña trae muchos problemas, ella ha decidido abortar y yo siempre tendre la duda si estara haciendo lo correcto, al leer tu carta mi cuerpo se ha estremecido porque siempre tendre la duda de saber si esa personita hubiese sido feliz por muy complicada que fuese su vida. te mando un beso muy fuerte y espero que el mundo este lleno de personas como tu con esos sentimientos tan buenos sean altos o vajitos que mas da.

Hola.
Tú y yo tenemos muchas cosas en común, yo padezco este síndrome y cuento con la fortuna de no sufrir tantas complicaciones, creemé que no ha sido fácil sobrellevar la situación, pero con berraquera y esfuerzo he podido seguir una vida normal , ya voy a terminar mi carrera universitaria.
Así que me encanta conocer casos como el tuyo y el mío en donde lo único que nos toca es salir adelante y no creernos diferentes , porque no lo somos.

¿Todavía quieren saber para que más sirve un blog?


Confesiones

marzo 30, 2008

Para mi nunca ha sido tan fácil hablar o escribir sobre el motivo de mi baja estatura, pero hoy he decidido hacerlo debido a que hace poco me topé con una burla que en el momento logró hacerme sentir incómoda, pero que hoy agrego al conjunto de situaciones que a lo largo de mi vida han contribuido a que yo trate de asumir mi realidad con “madurez”.

Desde que estaba en segundo de primaria mis padres empezaron a notar que yo era muy baja de estatura si se me comparaba con niñas y niños de mi edad; y por esa razón decidieron consultar a un médico especialista (endocrinólogo) para luego de su diagnóstico tomar una decisión.

Fuí con mi mamá donde el endocrinólogo y éste ordenó un cariotipo cuyo resultado arrojó un “raro” nombre: Síndrome de Turner. Claro! Mi mamá se inquietó bastante debido a que por “ignorancia” siempre se ha relacionado el término Síndrome con dificultades de aprendizaje, pero tras la explicación del médico la cosa cambió un poco y mis padres decidieron buscar una EPS que cubriera el costo de los medicamentos que de ese momento debían empezar a suministrarme.

Fui así como años más tarde (hacia el 2001) inicié un tratamiento con hormona de crecimiento (que todavía me inyecto todas las noches) y  que paralelamente “acompaño”  con pastillas que evitan que la tiroides se vea afectada por sus componentes.

Debo reconocer que asimilar todo lo que implica ser “diferente” no ha sido fácil. Las burlas son como puñaladas que dejan heridas que se toman su tiempo para sanar; además durante un tiempo llegué a pensar que mis padres no se perdonaban tener una hija “distinta”.

Pero todo no ha sido malo. Considero que Dios me ha dotado de capacidades con las que he logrado destacarme en muchas cosas y me considero una persona “normal”: Hace poco conocí a una niña también diagnosticada con Síndrome de Turner y pude constatar que soy privilegiada porque la “enfermedad” no se desarrollo en mí, como debía hacerlo.

Ella posee unos rasgos faciales que denotan la presencia del Síndrome, su salud es complicada (tiene problemas cardiacos y óseos) y además tiene dificultad de aprendizaje.

En ese momento agradecí ser como soy, agradecí ser baja de estatura y tener todas las capacidades para aprender; me consideré premiada, y las lágrimas salieron de mis ojos al ver lo poco agradecida que había sido hasta ese momento. Aquella niña es “normal” físicamente, pero no posee un ritmo normal de aprendizaje y esto le ha causado algunas dificultades. En cambio yo, “bajita” y todo, he logrado tener una vida académica que me encanta, aprender todo lo que he querido y obtener logros que han hecho que mis profesores me consideren una estudiante brillante.

Así que de ahora en adelante. No más lamentos. 🙂