Hablemos de Marzo

abril 2, 2010

Marzo fue un mes de pocas entradas en Cosas del Alma. Se fue y ni me dí cuenta. Estuvo lleno de jornadas largas y días complejos, pero bueno, algún día tenía que terminar y llegamos a Abril.

Marzo fue además un mes de entrega de trabajos finales de la Universidad. Por alguna razón, uno de los que mas asocio a la palabra lucha. Sí, siento que todo me costó mas trabajo porque mas de una vez me pudo el cansancio (Claro, las ganas de hacerlo bien siempre serán el norte). Fue Marzo el mes en qué mas tarde llegué a clase, tal vez una de las veces en las que más he caminado y mas apretado he sentido el tiempo. Y bueno, el mes pasó y queda la satisfacción del deber cumplido y el compromiso de lo no hecho aún.

Este, fue mi marzo en fotos: Leer el resto de esta entrada »


Y qué de la vida universitaria?

febrero 14, 2010

Durante las dos últimas semanas me he encontrado con la misma pregunta en diferentes escenarios:  ¿Cómo va tu Universidad?

Me permito entonces responderla: La Universidad va bien aunque reconociendo que desde que empezó Febrero ha tenido un ritmo algo vertiginoso. Veníamos de casi dos meses (a finales de 2009) en los que las Asambleas estudiantiles y los claustros de profesores poco o nada dejaron avanzar. Como consecuencia inmediata tenemos que en dos semanas debían entregarse ensayos, informes escritos o semejantes, para cumplir con el requisito de evaluación correspondiente al 40%. “Para el lunes es tal cosa, para el martes tal otra” y como el trabajo en grupos es lo que caracteriza la formación en una profesión como Trabajo Social, coordine horarios para reunirse con demás compañeros. Nada para quejarse, claro está, pero da respuesta a la pregunta con la que inicié este post.

Bloque 16 - Universidad de Antioquia - 8:36pm

A la casa de la abuela llevaba mas de un mes sin ir (y eso que vive al lado :/), así que lo primero que ha dicho,  fue  “Y en qué anda usted que ya no visita? ” Se me come este alguito me hace el favor!!”. Y no me pasa solo con mi abuela: La amiga de infancia dice que me olvidé de ella, y una compañera de la Universidad (buena amiga por cierto), me escribió hace poco diciendo “No te olvides de las amigas”.

Leer el resto de esta entrada »


Tesoros de la Universidad: Una maravilla para no perderse

noviembre 27, 2009

Hace algunos días en medio de la coyuntura actual de la Universidad de Antioquia (Asambleas de profesores, de estudiantes, disturbios, planfletos), llegué a clase a las 4 de la tarde encontrándome con que el salón estaba cerrado y que por ende iba a ser otro de esos días en los que se llega a la Ciudadela Universitaria luego de muchas prisas y te encuentras con:  “No hay clases”.

Siendo así, decidí junto a 4 amigas que visitaría el Museo Universitario. Hasta el 18 de diciembre está abierta la exposición “Tesoros de la Universidad” que resulta ser toda una maravilla para el ojo humano y siendo ese el caso, no quedaba mas que ir y deleitarse con lo que allí se ofrece a estudiantes y visitantes.

Les comparto algunas fotos de mi visita: Leer el resto de esta entrada »


Cotidianidad

agosto 31, 2008

Bueno… De regreso por aquí hay poco que contar…

Esta semana inicié de nuevo mi Universidad después de casi un mes de vacaciones; y haciendo un balance me atrevo a decir que todo parece indicar que será un excelente semestre: lleno de trabajo pero también de mucho aprendizaje.

Por otro lado, ConVerGentes va bien y la verdad sentirme parte de tan bello proyecto me agrada bastante aunque me implique un poco más de organización en el tiempo.

En cuanto al Espirales de vida (proceso de capacitación en comunicación y cultura ambiental del cual vengo participando hace 6 meses y del cual en pocos dias me dan certificación), debo decir que me permitió más que conocimiento, encontrarme con cosas de mi misma que no conocía. Por ejemplo: que soy demasiado perturbable y me afecta demasiado lo que los demás puedan pensar de mí, que no me agradan mucho las personas que se las dan de líderes comunitarios pero que en realidad no lo son, que comer fuera de mi casa no es mi fuerte, y sobre todo, que para escribir bien se necesita del uso constante del lápiz y la hoja.

Las tres cosas de las que les hablo: Universidad, ConVerGentes, y Espirales de vida; desde hace un buen rato se han convertido en mi cotidianidad, en los motivos de mis afanes, y en mi manera de sentirme viva.

Hoy que hablo de todos esos procesos, pienso en las tantas y tantas personas que he conocido y que de una u otra forma me generan recuerdos: las amables, las retraídas, las serias, las que simplemente pasaron sin más ni más, las que generan buenos recuerdos, etc, etc.

“Caracterizándolas” medito en otra cosa: que en la gran mayoría de los casos no es mucha la información que tengo de sus vidas, que poco o nada “intimidé” con ellas, y que eso ha hecho que tenga muy pocos amigos… Tal vez también por mi manía de querer que todo me salga bien que me hace abastraerme de la vida social y dedicarme a metas netamente académicas.

Hablo de todo esto a raíz de una experiencia que tuve hoy en el Metro. Mientras realizaba mi trayecto me sentí un poco mal y muy mareada… En medio de la gran cantidad de gente, y en la lucha de: no me pasará nada, no me pasará nada; de por Dios que no me dé el “babeado” aquí; muchos rostros pasaron por mi mente…

Debo confesar que me alcanzé asustar, y me imagine los regaños: si ve, yo le dije que fuera al médico, yo le dije que comiera bien, yo le dije que juiciosa con la medicación de las confesiones (que tanto me ha costado asumir); yo le dije, yo le dije, yo le dije.

La verdad es que mi salud no anda bien, el cabello se me está cayendo más de lo normal, y el cansancio físico parece no abandonarme… En todo caso, llegué a mi casa y fue como alivio inmediato; y creo que ya estoy de pelea (así diría mi abuela)… Y para demostrármelo escribí esta entrada… No sin antes darme una pasadita por Otexto, Sujétate, Exprésate, y por una bella entrada que me recordó como empezamos en ConVerGentes (y pensar todo lo que ha pasado desde ese entonces. Aunque de eso hablaré en otro momento).


Aprendiendo chino, no quiero quedar “china”

agosto 19, 2008

Hola, Hello, Ni Hao, Bonjour, Olá, Jambo.......

Holas ahora en Chino. (Ya me hacía falta volver por estos lados).

Hace un rato salí de mi primera clase de Mandarín. La verdad fue muy agradable e interesante… Además de un tanto chistosa cuando alguno de los compañeros (somos apenas 10 ) decidía burlarse del español de nuestro profesor.

De la clase salí con la sensación de tener un nuevo reto; además comprobé que el Chino es un idioma un poco difícil de aprender (sobre todo cuando de su pronunciación se trata).

Me llené de pánico cuando el profesor nos estaba enseñando las consonantes y casi todo me sonaba igual (shi, chi, zhi) y me dió la “paniqueada” cuando auno a uno nos hizo pronunciarlas… Ah… y que dentro de dos clases, hay exámen…

Ojalá no quedé china con las preguntas. 😉

Pd. La imágen aquí


¡Quiero que se acabe el semestre!

julio 15, 2008

Bueno. Pido mil disculpas porque sé que hace rato no publicaba.

Ando terminando mi semestre en la Universidad y eso me ha tenido alejada de este mundo cibernético. (Por ahÍ cargo con un resúmen de los paneles de la GVSummit08, con un poema a la muerte que a veces tanto espero, etc, etc.)

Tengo que reconocer que la Academía me ha consumido, y eso, más algunos problemillllllassss en mi casa me tienen con los ojos cansados de aguantar las lágrimas, con el alma oprimida, y con mucho mucho desespero.

¿Saben que pienso? Que la “cuestión social, la Intervención Social, el paradigma interpretativo comprensivo, el contexto, Marx, Olga Vélez, bla, bla, bla, bla, bla”; no sirven de nada cuando no hacen vibrar el alma.

Que la vida no es vida si de tantas cosas que existen, ninguna te llena.

Algo que me pone a pensar mucho es que después de semejante aventura por Budapest debería estar gritando, saltando, corriendo y hablando, llena de felicidad. Una oportunidad como esa no llega todos los días.

Pero cuando una mamá no quiere ver las fotos de una hija que solo quiere hablar y hablar de todo lo bueno que vivió, las cosas se complican; y  si a eso se le suma las palabras de personas sumamente hipócritas que solo saben preguntar: ¿Qué me trajo de por allá? Cuando desde que te conocen lo único que han hecho es tratarte mal: PUEDE SER LA HECATOMBE.

Y es así: He estado incumpliendo en todo lado; me reuno a medias con quienes tengo trabajos pendientes, no he tenido suficiente tiempo para dedicarle a CVG, voy al Diplomado y estoy de cuerpo y no de mente, etc, etc, etc.

Pregunto: ¿Qué más falta?

YO SI SÉ: Que se acabe el bendito semestre


Realidades en la Universidad.

mayo 8, 2008

Bueno… Hace rato estaba por publicar pero no había encontrado algo relevante que mereciera ser escrito… 

Hoy estoy de nuevo por acá, tratando de que las palabras logren abarcar el miedo que sentí ayer mientras estuve en medio de un enfrentamiento de algunos estudiantes de la Universidad con la Policía.

Me encontraba en clase de Teoría de las Ciencias Sociales. El profesor había llegado a eso de las 9:00 am y estaba algo molesto porque como nadie respondía a sus preguntas se hizo evidente que muy pocos nos habíamos leído el documento que había quedado pendiente en la clase anterior.

Ya era cerca de las 11:20 cuando se empezaron a escuchar varias denotaciones. La clase continuaba y el profesor insistía en que nos concentraramos.

De un momento a otro, las explosiones se hicieron más seguidas y la gente salía de sus salones buscando un sitio más seguro; ya que el bloque en el que siempre me encuentro, es uno de los más afectados cuando sucesos de ésta magnitud se desatan de un momento a otro.

Ya había bajado del tercer piso, pero me acordé que debía entregar un trabajo y tuve que devolverme de nuevo y llegar hasta el último piso para buscar la oficina de la profesora… Con mucho susto, claro está.

Luego de entregar el trabajo,las compañeras con las que me encontraba, decidieron que buscaramos la entrada de la Universidad que queda cerca de la Estación del Metro; pero era tanta la gente, que salía como ríos de cuanto lugar existe, que más bien nos sentamos en un sitio que consideramos seguro.

No llevabamos ni cinco minutos sentadas,cuando vimos de cerca a algunos “encapuchados” y llegamos a pensar que se dirigían hacia nosotras. Pasaron de largo y unos metros más atrás explotaron algo que sonó durísimo.

Ante la presencia de esas personas, la gente que minutos antes estaba aglomerada en un cajero electrónico mirando yo no se qué, salió despavorida; al igual que mis compañeras y yo que en ese momento, y ante la cercanía de los que se estaban enfrentando con la Policía, decidimos buscar rapidamente la forma de salir de la Universidad.

Ya en las afuera el medio me invadía, el calor era horrible y el espantoso dolor de cabeza no me dejaba. El poco gas que me tocó aguantar logró afectarme bastante…

Ante sucesos como estos no me atrevo a tomar partido por nadie; pero si a decir que las armas que a todos les hace sentir más fuerza y valentía, no son la forma de solucionar los problemas por los que ellos dicen luchar.

Luego de que todo cesó, lo único que quedó fue sosobra. Que yo me haya dado cuenta, nada cambió. El país no dejó de tener desplazados y las personas desempleadas, con hambre, y sin casa siguen siendo las mismas.

Quisiera que alguien me dijera cual fue el cambio que se gestó ayer en medio de papas bombas, petardos, piedras y pintura; porque la verdad, yo no lo ví.